• Confiable: el comprar una impresora que sea confiable y tenga buenas opiniones, hará que incluso después de largos periodos de inactividad, puedas volver a usarla sin necesidad de llamar al servicio técnico.
  • Gestión energética: es importante que tenga gramn eficiencia en el tema energético. Además de lo que dure la batería, tienen que ser unos sistemas de administración que funcionen realmente bien.
  • Adaptación a tus necesidades: hay que adquirir una impresora que realmente se adapte a las necesidades que tiene los usuarios, algo importante y donde cobra importancia elementos como la rapidez en la respuesta, el rendimiento o la memoria necesaria, así como el entorno en el que se trabaje.

En otro orden de de cosas se sitúan otras cuestiones que también importan, caso de la atención al cliente que nos de el proveedor o lo compatible que sea con las normas de seguridad de la empresa o incluso a nivel internacional.