¿Cual es mi dirección IP pública y privada?

No todos los usuarios están familiarizados con la IP, un número que sirve para identificar equipos y que, posiblemente, haya que comunicar alguna vez porque se produzca una incidencia, entre otras situaciones.

Saber cuál es mi IP sirve para identificar un equipo a nivel global y muchas más cosas, como establecer un sistema de seguridad o hacer conexiones remotas.

Por eso mismo, nos ocupamos a continuación de los diferentes tipos de IP, cómo identificarlas, algunos datos útiles sobre ellas y cómo cambiarlas o asignarlas, en los casos que proceda, y por las utilidades que puede tener.

¿Cuál es mi IP?

Para que puedas identificarla mejor, debes saber que la IP se muestra como una sucesión de números separados por puntos, en parejas o grupos de tres.

Por ejemplo, puede empezar por 189, 157, 174… Y, en una definición general, sirve para identificar tu equipo informático.

IP externa y local
A continuación mostramos tu dirección IP: [ip_usuario_wpbody]
Web donde comprobarlo
También puedes comprobar tu IP en el siguiente enlace que te proporcionamos: http://vermiip.es/

¿Qué es una dirección IP?

cuál es mi ip

Así pues, una dirección IP es un número que identifica equipos informáticos de manera lógica y jerárquica.

IP Pública

La IP pública sirve para identificar, de forma única, a cualquier equipo que tenga conexión a Internet. Nunca se repiten, no hay dos iguales, de manera que se pueda equiparar una IP a la dirección de una casa o el DNI.

Para saber cuál es, el método más sencillo es que vayas al navegador y escribas la dirección web de una de las muchas páginas que te permite verlo, como Vermiip.es. Nada más entrar, te aparecerá el número de tu IP pública, y si tu conexión pasa por un proxy o caché (de manera que habría un intermediario entre el origen y el destino).

Es el proveedor de Internet quien asigna la IP, y lo habitual es que no puedas cambiarla por tu cuenta, aunque sí puedes camuflarla como medida de seguridad. De esta forma, parecerá que tienes otra.

Lo mejor es que nadie sepa tu IP, porque puede ser utilizada por un hacker para infectar tu PC con algún virus informático, atacarlo o robar la información contenida en el equipo. Lo mejor, por lo tanto, es que no la compartas.

IP Privada

La IP privada, por su parte, identifica a los equipos que están conectados a una red privada, como la de un domicilio particular o una empresa.

Cada equipo, dentro de la misma red, debe tener asignada una distinta, de manera que el PC, el ordenador portátil, la impresora o el router tienen las suyas.

dirección IP

Si te preguntas cuál es mi IP privada en un PC, por ejemplo, puedes ir a la barra de herramientas, y hacer clic sobre el icono en forma de monitor o de ondas, si tienes una red inalámbrica.

Al dejar el cursor sobre alguno de estos, te aparecerá “Red: acceso a Internet”. Si no ves el icono, clica en en la flecha ( ^ ) o un símbolo similar para que se te desplieguen más opciones.

Cuando lo localices, clica con el botón derecho sobre el icono y, en el menú que te aparece, en “Abrir el centro de redes y recursos compartidos” y luego en “Cambiar configuración del adaptador”.

En la siguiente pantalla, podrás ver las diferentes conexiones que tienes en tu PC. Entre ellas, si hay más de una, te aparecerá “Ethernet”, “Conexión de área local”, “Wi-Fi”, “Conexión de área inalámbrica”, “Wireless” o algo similar.

En concreto, si te conectas por cable tendrás que hacer clic en la conexión a Ethernet, red de área local, LAN o similar, y si lo haces vía Wi-Fi te deben aparecer las opciones de conexión WiFi, inalámbrica, wireless o similar.

Cuando identifiques tu conexión, haz clic en ella con el botón derecho, selecciona “Estado” y, en la ventana que emerge, el botón “Detalles…”. Te debe aparecer a continuación una nueva pantalla con las propiedades de conexión: sufijo DNS, descripción, dirección física, concesión obtenida… La que nos interesa, en este caso, es “Dirección IPv4”.

Para saber cuál es mi IP en cualquier otro equipo de casa tendrías que seguir los mismos pasos.

Si estás en Mac, deberás ir al icono de la manzana en la barra superior, y de ahí a Preferencias del sistema / Red (en la tercera fila de iconos) y seleccionar la conexión que quieres ver (por ejemplo, Ethernet). Entre los datos que te aparecen, estará tu dirección IP.

Las IP privadas pueden ser asignadas manualmente, aunque es más frecuente dejar que el router se encargue de hacerlo de manera automática mediante DHCP.

Y, al contrario de lo que sucede con las públicas, que solo existe una por cada equipo, sí que se pueden repetir entre equipos, aunque no dentro de la misma red, solo en redes distintas que no estén conectadas entre sí. Así, la IP privada de tu portátil puede coincidir con la del ordenador de un compañero de trabajo, si ambas redes no están conectadas entre sí.

¿Cómo esconder mi IP?

Esto de esconder la IP sirve para saltar bloqueos y navegar de manera anónima, lo que tiene sus ventajas: no dejar rastros de navegación, no permitir que se almacenen datos locales de la sesión, poder hacer búsquedas neutrales (para que no se mantengan las cookies, por ejemplo) y eliminar posibles restricciones de la navegación web.

Hay varios métodos, que explicamos a continuación.

Usar un proxy web

Esta es la más sencilla, porque no hay que instalar programas ni realizar configuraciones que pueden resultar complicadas para quienes no sean muchos en la materia.

  1. Abre un navegador y escribe la siguiente dirección: kproxy.com.
  2. Escribe en el recuadro la dirección a la que quieres acceder. La que te aparece por defecto es Google.com, y clica en el botón “Surf”.
  3. Te aparecerá la página en su mismo diseño, a excepción del recuadro que se queda arriba, el de kproxy, donde deberás escribir otras direcciones durante tu navegación. Si clicas a la izquierda sobre la palabra “Hide”, la barra se recogerá para no ocupar tanto espacio, aunque permanecerá a la vista y accesible para cuando la necesites.
  4. Si se produce algún error, en la misma barra de kproxy puedes hacer clic sobre el nombre, para volver a ir a su web. Bajo el cuadro para escribir direcciones, clica en “Change Server [-]” y elige un servidor diferente: 1, 2, 3, 4, 5… Vuelve a escribir la dirección y haz clic en el botón “Surf”.
  5. Con esta opción, la IP que se muestra a los servidores es la kproxy, y no la tuya. Es muy sencillo utilizarla, pero hay páginas que pueden no funcionar, total o parcialmente, si entras con kproxy.

Usar el software Tor

El programa más conocido, y que además es gratuito, se llama Tor, considerado muy seguro. Veamos los pasos de instalación.

esconder ip con tor

  1. Abre cualquier navegador y ve a esta dirección web.
  2. Clica en el botón “Download Tor Browser”. Puedes elegir un idioma, aunque sí de verdad quieres pasar desapercibido, lo mejor es dejarlo en inglés para no ofrecer pistas sobre la nacionalidad. Espera la descarga.
  3. Ve a la carpeta donde se ha descargado y ejecuta el programa de instalación. Es muy posible que detecte tu idioma, tú decides si eliges otro o conservas el tuyo. Cuando termines, haz clic en “Finish”.
  4. A no ser que hayas especificado lo contrario, el programa habrá creado un acceso directo en el escritorio, y se abrirá de forma automática. Te aparecerá, pues, una ventana de configuración con dos opciones “Connect” y “Configure”. Lo habitual es que no tengas que hacer ninguna configuración específica, así que haz clic sobre la primera opción.
  5. Tor abrirá su navegador, que funciona como cualquier otro. Puedes escribir en la barra de direcciones la que quieras, y podrás entrar con un IP distinta a la real.
  6. Puedes aumentar la seguridad al navegar, si haces clic sobre el icono en forma de S que se encuentra en la esquina superior izquierda del navegador. Elige la opción “Forbid Scripts Globally (advised)”. Será aún más difícil rastrear la IP, pero puede que dejen de funcionar total o parcialmente algunas páginas.
  7. Cierra y abre Tor para que el programa, de manera autónoma, te asigne nuevas IP al navegar. Si no quieres hacerlo, otra opción es pinchar sobre el icono en forma de cebolla que también está en la esquina superior izquierda del navegador, junto a la S. Y, una vez ahí, en “New identity”. Confirma.

Configurar un servidor proxy en el navegador

Usar un servidor proxy configurado en tu ordenador permite que el equipo parezca de otra nacionalidad, así que podrás acceder a los contenidos que fuera no están accesibles.

El proceso es bastante más largo, pero puedes utilizarlo en cualquier versión de Windows.

En cuanto a navegadores, te dejamos el proceso para Google Chrome:

  1. Abre Chrome y pincha sobre los tres puntos verticales que te aparecen en la esquina superior derecha, y después en “Configuración”.
  2. Desliza hasta la parte de la pantalla y clica en “Mostrar configuración avanzada”.
  3. Desliza hacia abajo y pincha en “Cambiar configuración de proxy”, dentro del apartado “Tipos de Red”.
  4. Se abrirá la ventana “Propiedades de Internet”. Pincha en el botón de “Configuración de LAN”.
  5. Desmarca la casilla “Detectar la configuración automáticamente”, y después marca la de “Usar un servidor proxy para LAN”.
  6. Borra lo que haya en el campo de dirección y pon la dirección proxy y el puerto que quieras (antes habrás tenido que elegir uno).
  7. Habilita la casilla “No usar servidor proxy para direcciones locales”, que está justo debajo de las opciones anteriores, y haz clic en “Aceptar”.

Te puede ocurrir, después de realizar todo este proceso, que te quedes sin conexión a Internet. En este caso, tendrás que volver a entrar en las opciones avanzadas de Chrome, en la configuración de LAN y deshaz lo que hayas hecho (marca la casilla “Detectar la configuración automáticamente” y desmarca “Usar un servidor proxy”). Si no quieres, puedes probar con un proxy diferente, sigo los pasos que ya te hemos especificado.

De todas formas, ten en cuenta que no hay ninguna fórmula que garantice por completo tu IP va a quedar oculta (menos aún si son servicios de inteligencia los que están detrás) y que, como te hemos contado, el uso de cualquier método puede provocar que dejen de funcionar total o parcialmente ciertas webs, o que la navegación baje la velocidad.

Dirección IP dinámica vs estática

Una IP puede ser de dos tipos, tanto dinámica como estática.

Una IP estática es la que se mantiene siempre fija pase lo que pase.

Por otro lado, la IP dinámica es la que cambia de valor con el tiempo, normalmente cuando se apaga y enciende el router de conexión a Internet, o cuando se reinicia.

Diferencias entre dirección IP y dirección MAC

La dirección IP es un número completamente distinto a la MAC.

En general la “MAC address” es un número compuesto por 48 bits para identificar de forma única la tarjeta de red de un ordenador.

Es única para cada dispositivo digital y no cambia nunca. Es también conocida como la dirección hardware.

Asignar una IP privada fija a mi ordenador

Habría que configurar la IP manualmente.

  1. Ve al Centro de redes y recursos compartidos (recuerda que es haciendo clic sobre el botón derecho en el icono del monitor o de las ondas de la barra de herramientas).
  2. Entra en “Cambiar configuración del adaptador” y elige tu red.
  3. Haz clic con el botón derecho sobre tu red, y escoge la opción “Propiedades” del menú que se despliega.
  4. Busca “Protocolo de Internet versión 4 (TCP/IPv4)” en los elementos que te aparecen en la lista, y haz doble clic.
  5. Se te abrirá una nueva ventana, en la que deberás poner la nueva dirección IP. Deberás quedarte en la pestaña “General”, y marcar la opción “Usar la siguiente dirección IP”.
  6. Para saber la dirección que debes poner, ve al cmd. Introduce las letras cmd en el recuadro de búsqueda del menú Inicio de Windows y, una en el administrador, introduce las letras ipconfig /all y pulsa Intro (debes dejar un espacio después de la “g”).
  7. El router te dará entonces una dirección IP por DHCP. Busca el número de la IPv4 y de la puerta de entrada, y quédate con los números.
  8. Vuelve a la ventana donde nos habíamos quedado en el paso 5 y escribe la IP privada y la de la puerta de entrada (el router). La máscara de subred se rellenará de manera automática, y en DNS puedes poner la de tu operador (Movistar, Orange…) o la de Google, que es 8.8.8.8 o 8.8.4.4.
  9. Si no te funcionara, prueba a escribir 255.255.255.0 en el campo “Máscara de subred”, y la misma dirección IP del puerto de enlace en el servidor DNS preferido.

Lo habitual, cuando un proveedor de Internet te asigna una IP, es que esta sea fija, es decir, que no cambie, que el equipo tenga siempre asignado el mismo número. Sin embargo, el mismo proveedor puede cambiarla en cualquier momento, por el motivo que estime conveniente y sin avisarte.

Si la IP no es fija, si va cambiando, hablamos de IP dinámica. De hecho, casi podríamos afirmar que la mayoría de IPs son dinámicas en 2019.

Lo mismo sucede con las redes privadas, que siempre será la misma si es fija (porque la has configurado) o irá cambiando si es dinámica. Si dejas que sea el router quien asigne la IP, la cambiará en cada conexión, de manera que esta es dinámica.

¿Cuál es la IP de mi router?

El router, como equipo informático, también tiene su propia IP. Para saber cuál es, hay dos opciones.

Necesitarás la información para acceder a la web de administración del router y hacer cambios en la configuración, por ejemplo, abrir puertos para determinados programa o juegos online. Eso sí, necesitarás usuario y contraseña.

Te recordamos brevemente los pasos ya detallados más arriba, cuando hablábamos de la IP privada.

  • Ve a la esquina inferior derecha de la pantalla en PC, a la barra de herramientas, y selecciona el icono de tu red.
  • Con el botón derecho, clica sobre “Abrir Centro de redes y recursos y recursos compartidos”, luego en “Conexión de área local o Conexión e red inalámbrica”, y en el botón “Detalles…”. La información que nos interesa, en esta ocasión, es la puerta de enlace predeterminada, y no la dirección IPv4 como antes.

En Mac, recuerda que debes ir al icono de la manzana en la barra de herramientas.

Si tienes otra versión de Windows, puedes abrir una ventana de comandos. Clica sobre botón de Inicio y luego sobre “Accesorios” / “Símbolo del sistema”. Escribe ipconfig y pulsa Enter.

Localiza tu conexión y fíjate en la información que aparezca en “Puerta de enlace predeterminada.

Para acceder al administrador de tu router, escribe el número en la barra de direcciones de tu navegador, y pulsa Intro. Una vez allí, para hacer modificaciones, deberás introducir el usuario o la clave.

Si tienes un manual del dispositivo, puede que venga ahí, o en la pegatina que traen al dorso y donde también vienen las contraseñas Wi-Fi. Es común que los fabricantes pongan combinaciones sencillas por lo que puedes intentar introducir los comandos 1234 y admin en ambos campos o variar uno con otro.

Otra alternativa es que vayas a la web Routerpasswords.com y trates de localizar los datos de acceso.

Saber cuál es mi IP, como ves, no es difícil, y puede resultar de utilidad en bastantes situaciones. Al fin y al cabo, es como el DNI de tus equipos informáticos.

¿Cual es mi dirección IP pública y privada?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Tecnobeta
  • Finalidad: Gestionar todo tipo de comentarios y resolver dudas.
  • Legitimación: El consentimiento que nos das.
  • Destinatarios: Los datos que nos ofreces están en los servers de la empresa de alojamiento web Dinahosting SL.
  • Derechos: Puedes ejercer tus derechos de acceso, modificación o eliminación total o parcial.
  • Correo para contactar: contacto[arroba]tecnobeta.net
  • Información adicional: Accede a nuestra política de privacidad y protección de datos.